Dunia·Escritos

Haha (parte VII)

Akina aún no se acostumbraba al sol. Y si bien aún no hacía bastante calor, esa tibieza penetraba en su piel, una tibieza soñolienta que la adormilaba, efecto benéfico a los ojos de la doctora, quien la incitaba a tomar cuantas siestas desease. Sin embargo, es estos momentos no quería desconectarse del mundo y permitirle a su cerebro intoxicado de cordura asimilar todo el cúmulo de sensaciones nuevas, recién integradas a su sistema. Quería hablar con Kurono. Y Kurono quería hablar con ella.

Anuncios
Ensayo

De H. P. Lovecraft

De H. P. Lovecraft H.P. Lovecraft en Providence.  I  “Prefiero los relatos fantásticos porque se adaptan mejor a mi predisposición: uno de mis deseos más intensos y persistentes consiste en lograr por un momento la ilusión de suspender o violar de alguna forma las mortificantes limitaciones del tiempo, del espacio y las leyes naturales que… Sigue leyendo De H. P. Lovecraft