Hellboy: In Hell (reseña)

61RGwBvZRpL

Existen creadores que encuentran su estilo característico. Clive Barker no puede escribir como Stephen King y Stephen King no puede escribir como H. P. Lovecraft. Y solo Alex Ross puede dibujar como Alex Ross, y solo el arte de Skottie Young luce como el arte de Skottie Young. Suena rocambolesco, pero es solo para poner muy en claro que solo Mike Mignola dibuja como Mike Mignola, y solo Mike Mignola escribe como Mike Mignola. Y solo Mignola expresa el verdadero ser de su particular creación, Hellboy.

Por un tiempo Mignola dejó que otros artistas tomaran las riendas de Hellboy en varios arcos, novelas gráficas y minihistorias, pero con Hellboy: In Hell, es su regreso definitivo.

hellboyinhell3

¿O su final? Es difícil saberlo. Pues Hellboy oficialmente esta muerto, lo mató una bruja que se transformó en dragón, y arrastró su corazón derecho al infierno. Pero considerando que Hellboy, de hecho, pertenece al infierno, mas específicamente, a Pandemonium, es más como un regreso a casa. Con la saga de “Wild Hunt” se inició la atadura de cabos a través de todas las historias de Hellboy, retomando personajes y hechos para armar un final y no dejar punto sin explicar. En Hellboy: In Hell, podemos ver EL FINAL (si, así con mayúsculas) de la demoníaca historia familiar de Hellboy, su propósito en el infierno, y en el mundo.

El arte de Mignola es uno de los más facilmente reconocibles en la historia del cómic. Si te enseñan una viñeta de Mark Millar puedes confundirla, pero no hay manera de que no reconozcas los trazos sobrios y oscuros de Mignola, con los que traza toda su obra, ni la característica colocación de las viñetas, en especial de esas pequeñas que se esconden en las esquina de las páginas, con un fondo negro, en donde se encuentra un rostro sencillo o una calavera. La página entera es una obra de arte.

hbyih4p3

Y los silencios. Muchos escritores de cómics manejan mediocremente los silencios, los tiempos narrativos. Mignola tiene la particular facilidad de contar historias con diálogos escasos y silencios. Hacer que un cuadro negro te cuente una parte de la trama. Tener un estilo serio y elevado para la narracion que se rompe con un globito de dialogo salido de la boca de Hellboy diciendo “crap”. Los guiones de Mignola puedieran parecer flacos, y sus dibujos, no llenos de detalles, pero la conjunción que el logra de ambos resulta un producto excelente, que solo Mike Mignola puede crear.

hellboy-in-hell-2

Además de sus referencias a otras obras literiarias. Mignola es bastante culto, pero no abusa, como Moore en su League of Extraordinary Gentleman, de las referencias literarias. Sabe colocarlas donde se debe, no con el fin de adornar, sino para darle la profundidad necesaria.

Hellboy; In Hell se compone de dos partes, “The Descent”, la llegada a Pandemonium, y  “The Death card”, en donde se resuelve la historia, y donde al parecer Mike Mignola ya dijo todo lo que tenía que decir acerca de Hellboy.

Aunque es un final que tiene sabor a principio, y hay quien dice que las muertes no son mas que renacimientos.

hellboyinhell2

 

Anuncios

DKIII The Master Race (reseña)

DKIII1

Entré al salón y dije:

“Hoy no va haber clase, voy a leer cómics”

Llevaba conmigo los números del 1 al 8 de DKIII, publicados actualmente por Editorial Televisa y creí que tenía material para al menos una hora. Craso error.

Leí todos en menos de 15 minutos.

Tanto así que volví a releerlos por si no me había saltado páginas. 

Voy a dar mi reseña en forma de entrevista, porqué así me divierto más. 

DKIII3

¿La edad le esta pegando a Frank Miller?

La edad le esta pegando desde hace casi más de una década. No hay material suyo que reviva las glorias pasadas de su época en Daredevil, Spiderman o DKR. Quizás Martha Washington, pero incluso el admite que tomo ideas de Ayn Rand (La rebelión de Atlas). No es pecado admitir que la mente y el genio de un hombre envejece y se opaca con el tiempo. Frank Miller DEFINIÓ una era del cómic, pero escribir ya no es lo suyo. Ni dibujar. Por favor, DC cómics, deja al hombre vivir su jubilación tranquilo y solo ponlo a hacer cameos (que tampoco es deshonroso).

¿Pero, con esa cooperación de jugadores de las grandes ligas (ayuda en el guión de Azzarello, lápices de Kubert, entintado de Klaus Jason), cómo puede fallar?

Falla porque el guión esta dictado por las pocas partes no seniles del cerebro de Miller. Es fatalmente predecible. No añade nada, absolutamente nada nuevo (que me perdonen los fans). Pasas las páginas diciendo “ajá, ajá, aja, ¿en serio?, ajá”. Parece que se le olvidó que DKR esta ubicada en el futuro, pero DKIII, al parecer, esta ambientada en el presente. Ya no se si son universos paralelos o que ostras, lo único que tienen en común es la testarudez de Batman y Cassie, que pasa de Robin, a Chica Guepardo (en DKII) y ahora es… ¿no importa si doy avances?

Nah, estamos en confianza.

Como decía, ahora es Batgirl. ¿Que pasó con el resto de la JLA? No se explica claramente, para eso tienes los dichosos minicómics que llenan los huecos de la trama. Esos minicómics deberían estar integrados en la narrativa principal, pero no sucede. Además unos están dibujados enteramente por un Miller que ha olvidado la anatomía, y la perspectiva. Y el uso de sombras. Y los rasgos faciales.

¿Cual es la parte más débil de DKIII?

El guión, como ya dije. No tiene sentido. Vamos, en un minicómic, unas kriptonianas le cortan la mano derecha a Green Lantern, que cae derrotado. ¿Y su jodida mano izquierda? ¡Quedó manco, no paralítico! Y según Miller, Batman tiene una solución para absolutamente todo, materia negra, lluvia de kriptonita, mensaje ultrasónico para Aquaman. Si no ha resuelto el hambre mundial y el calentamiento global es porque no se le ha pegado la gana.

¿Y cual es la parte más fuerte de DKIII? Porque ha de tener alguna.

No, no tiene ninguna.

Ya, en serio. 

El dibujo de Andy Kubert es bastante bueno, en gran parte de la obra. La solución a la amenaza kriptoniana es interesante, pero utiliza el mismo recurso que en DKR. El conflicto Superman-Lara-Wonder Woman (cargando a su bebé Jonathan casi todo el tiempo) despierta la intriga, solo que el final es predecible, ya saben, hija rebelde, intoxicada de poder…

Oye, pero, ¡la historia es de Batman!

Te dije que era un mal guión. Batman lleva muriéndose y envejeciendo desde hace casi tres décadas, pero Miller no sabe – o no quiere – llevar al personaje a un final digno. Miller tampoco quiere – o tampoco sabe – tener su propio final digno, así que lo dejaré en tablas.

Entonces, ¿cual es el papel de un Batman envejecido y semi resucitado en esta apoteósica invasión de kriptonianos fanáticos?

Al parecer es el más genial, el más importante, el más imprescindible de todos los metahumanos en el mundo entero. De ahí la historia no explica más y no se en que rayos estaba pensando Miller. Por cierto, ya no es un Batman envejecido y semi resucitado.

¿Por fin se muere?

Todo lo contrario.

Al momento solo se ha publicado hasta la parte 8 de 9. ¿Crees que en el último número se arreglen las cosas? ¿Un final de vuelta de tuerca?

Las vueltas de tuerca no son la especialidad de Miller, pero, por lo leído, en el final del libro 8, falta la batalla épica en donde la JLA se reúna (Green Lantern recuperó su mano de un traficante de alfombras persa) (¿cómo llegó ahí? Pregúntenle a Miller) para partirle el queso a los kriptonianos, Lara se arrepienta, quizás salvando la vida de su hermanito, Cassie haga algo heroico, y Batman sean tan genial como siempre, y no, no se va a morir en esta ocasión. Quizás en DKIV o DKV.

Entonces, ¿recomiendas leerla?

Claro.

¿¿Porqué??

Para que conozcan la diferencia entre un buen cómic y un mal cómic. Este cómic pudo haber sido genial, pero le falta aquello que actualmente le falta a todo DC cómics: originalidad. Quien sabe, habrá alguien que lo lea y decida escribir una historia mejor. Uno nunca sabe.

DKIII2

 

 

Recomendaciones de cómics #1

Y como si no tuviera suficiente que hacer en mi vida, estoy armando un minisuplemento o minigaceta de recomendación de cómics en mi lugar de residencia. Es un proyecto que me entusiasma mucho y que ojalá dure para rato.

De momento solo les comparto los artículos que yo he escrito, pero si pican aquí, verán de que va el asunto.

Gracias por leer.

Arkham: Living hell.                                                   Arkham_Asylum_Living_Hell_TP

Asilo Arkham es un lugar peligroso, donde la insalidad y lo maligno han fermentado demasiado tiempo y nadie es capaz de resistir a su influencia. Arkham tomará tu cordura, tu alma, y te devolverá… otra cosa.

“Asilo Arkham: Living hell”, arranca con un millonario estafador sin escrúpulos, quien piensa tener una buena idea al fingir demencia para evitar la cárcel. Un buen plan, si no fuese porque estamos en Gotham. Y en Gotham, a los dementes, los enviamos al Asilo Arkham. ¿Abogados caros y sobornos servirán adentro del asilo? Quizás. Pero servirán para absolutamente nada contra el verdadero corazón de Arkham: la locura.

Escrito por Dan Slott y dibujado por Ryan Sook, esta miniserie fue publicada por seis números del título DC semanal, por DC México. Si bien arrancamos con el millonario recién ingresado al asilo, pronto aparecen una psiquiatra que no lo es, un guardia de seguridad brutalmente eficiente, un asesino criptográfico, Bullock y Jason Blood. En resumen, estamos ante una colección de historias delicadamente tejidas, donde cuelgan amores platónicos, la vida de Humpty Dumpty, ritos demoníacos, y los crímenes palindrómicos del Joker, además de cierto placer culposo al ver a Warren White, el millonario estafador, retorcerse entre los peores y más enfermos criminales de Gotham. ¿Sobrevivirá? Quizás. ¿Conservará sus facultades mentales? Seguramente no.

Pasamos de un hombre recuperando su vida – “¿Prefieres ser un lisiado o regresar a un lugar donde es legal lisiar a otros?” – luchando contra sus demonios, a cierto hechizo infernal. ¿Qué engendro del pandemonio merece la atención de Etrigan? ¿Dónde podrá encontrarlo? Por supuesto, en Arkham.

“Arkham: Living hell”, es bastante recomendable, es de una de esas historias que amplían la visión de Gotham y sus personajes. Quizás Batman no tenga protagonismo, pero llega justo cuando tiene que hacerlo. Es un relato basado en pequeños detalles para lectores atentos, un relato que te lleva desde la superficie de Arkham, sus camas, sus consultorios, sus terapias, hasta las raíces oscuras que todos ignoran.

Unas raíces enterradas y sorbiendo la esencia del Infierno mismo.

DC-Semanal-Catwoman-2-1

Catwoman.   

Recién esta semana terminó de publicarse en DC semanal una historia de cuatro números de una de las personajes más sexys de Gotham, Catwoman, dibujada por Darwyn Cooke (en un estilo que parece bastante similar al de Bruce Timm, creador de la popular serie Batman Animated) y con guíon de Ed Brubaker .

¿Y de que va?

Selina acude con la dra. Thompkins porque no puede dormir. Tiene muchos demonios internos (como la mayoría de los habitantes de Gotham). Ha dejado de ser Catwoman por razones que solo ella sabe o que fueron expuestas en otros títulos anteriores, y, cuando regresa a su refugio para encontrarse con ella misma y su paz interior, encuentra a Kitty, una de sus amigas de la vida alegre. Paralelamente, alguien ha estado matando prostitutas de manera brutal, y no se trata del Jack el Destripador – porque ese es otro cómic. ¿Prostitutas? Claro, estamos en Gotham, ¿Qué esperaban, hermanas de la caridad? De esta manera Catwoman decide que debe hacer algo por “ellas”, y se rediseña un traje más ergonómico, dejando de lado la cola de gato y los tacones – como mujer que soy, siempre me pregunté cómo podía saltar por los tejados con semejantes botas de tacón de alfiler. Incluso se lo preguntó el secuaz corporativo de la película “The Dark Knight rises”-  y volvió a corretear por las calles, buscando pistas para acabar con el asesino que amenaza el gremio de chicas callejeras.

La característica más importante de Catwoman como personaje es su independencia. Ella, a diferencia de Batman, no ve el mundo en “correcto” o “incorrecto”. Sus acciones son para un beneficio personal, o para beneficio de los demás, siempre y cuando sea bajo sus propios términos. Catwoman es el lado sensual que Batman lucha a muerte por reprimir. Y ella aprovecha y saborea esa sensualidad, su femineidad, de saberse mujer completa sin necesidad de una figura masculina que la cobije. Quizás es el personaje que está más en contacto con su lado humano, pues hace caso a sus sentimientos con más frecuencia, por lo cual no se le puede clasificar fácilmente como “villana”. Vamos, ni siquiera está loca.

Por eso aquí vemos a Catwoman como una mujer impartiendo justicia a su manera, casi a la manera de Batman – visita a Leslie Thompinks, usa a Oráculo, se disfraza… – sin rendirle cuentas o pedirle ayuda.  Porque, a fin de cuentas…

¿Un murciélago no es como un ratón con alas?

Preacher

O el arte de la degradación.preachervol4

      El lector promedio de cómics, es decir, los seguidores de eventos o sagas, los coleccionistas de figuras o portadas variables, lo que se ofenden ante la #infidelidad” de las versiones fílmicas – demostrando su ignorancia antes el principio fundamental de las historias: nunca cuentes una, de las misma forma, dos veces – en fin, aquellos que aún se toman en serio las cronologías de personajes…

… Tendrán en “Preacher” un maldito hueso duro de roer que se les atascará en la garganta.

Este blasfemo, grosero e imperdible cómic fue creado por Garth Ennis y Steve Dillon, publicado en 1995 hasta el 2000 por Vértigo, de DC comics. Las portadas son obra de Glenn Fabry. Se han sacado 9 tomos recopilatorios, aquí en México, apenas llegamos al 4. Si no han leído nada de Preacher, y, les recuerdo, es para mayores de 18 años, EN SERIO para mayores de 18 años, no vayan a leerlo  frente a sus padres o amigos santurrones. Posee una cantidad indecente de drogas, alcohol y sexo en todas sus variaciones. Incluso debo admitir que la traducción es suficientemente buena, pues las groserías son variopintas, explícitas y floridas. Vale, están advertidos. Y si se avientan a leerlo, les daré un rapidísimo sumario:

Dios se ha largado, abandonó el cielo y no sabemos dónde se metió. Los ángeles sospechan que el motivo fue el escape de un ser poderosísimo, Génesis, nacido de un ángel y un demonio, quien tomó el cuerpo del reverendo sin fe, Jesse Custer, por accidente. Este es el punto de partida de su viaje a través de Estados Unidos, por Jesse, el reverendo, su ardiente novia Tulip, el fiel cuate vampiro Cassidy y Cara de culo, un adolescente desfigurado. No es cierto, Cara de culo no va con ellos, solo los va siguiendo, el pobre. ¿A dónde van? A buscar a Dios, para preguntarte porque abandonó su puesto y permite que su creación, el mundo, sea un nido de víboras ponzoñosas.

Aquí es cuando las cosas se ponen extrañas. Pero no ahondaré más en la serie y solo me quedaré en el último tomo publicado recientemente en marzo, Preacher: Libro cuatro.

El capítulo uno, “Guerra de un hombre”, es la trayectoria de Herr Starr, un alemán, hacia la organización del Grial.

Los capítulos dos hasta el ocho, es decir “Érase una vez”, “Tu y yo contra el mundo”, “Ven y tómalo”, “La destrucción de mundos (capítulo en donde le lanzan una bomba atómica a Jesse Custer y al Santo de los Asesinos)”, “Malas tierras”, “Para toda la humanidad” y “El mundo de Cara de culo”, siguen la continuidad regular de la serie, en donde Starr, empecinado en atrapar a Jesse con el fin de volverlo su “Hijo de Dios” y usarlo en un Apocalipsis de diseño, arma una soberana emboscada contra Jesse, Tulip y Cassidy. Sin embargo, el Santo de los Asesinos aparece, y complica las cosas hasta niveles brutales.

El capítulo nueve, “La historia de ya-sabes-quien”, es el relato de ese adolescente imbécil, metido – y víctima – de la onda grunge, quien, imitando a Kurt Cobain, se vuela la cara con una escopeta. Ya saben, Cara de culo…

El capítulo diez es el más aberrante del libro – y gracias a Dios, el último – pues es una parodia a las películas ochenteras de acción con detectives y guapas abogadas. Los protagonistas son Jody y T.C., un par de enfermos matones provincianos de los pantanos, guardaespaldas de la horrible abuela de Jesse Custer.

Por si no lo han notado, pocos cómics modernos, si no es que ninguno, alcanzan la irreverencia y humor negro de “Preacher”, haciéndola una buena recomendación para entrar al cómic transgresor de límites y creencias, pues es una historia que toma las ideas más rígidas e intocables, las pone de cabeza y nos muestra lo ridículas que pueden llegar a ser.

“Dios existe” dice Herr Starr, el hombre más cojonudo de toda la Creación, brillante estratega militar y tremendo pervertido, “Dios existe, y es irrelevante”.

(Y vendrán más…)