Catarsis

Mi amiga fiel.

Al principio, estaba sola.

La soledad puede llevarte a hacer tonterías, ¿saben? Pero no es ella, la soledad. Le tenemos miedo, nos llenamos la cabeza de prejuicios sobre ella y le huimos horrorizados.

Así era yo, al principio.

Luego tuve un hijo. Yo sola.

Sentí un peso enorme, magnificado por la soledad, y creí que el mundo me asfixiaba y que moriría sola, abandonada, triste.

Entonces, empecé a platicar con mi soledad.

Iniciamos un amable diálogo, en donde ella me ofrecía posibilidades innumerables, pues la soledad no te juzga ni te exige. Si quería, aprender a cocinar, por ejemplo, mi única traba era conseguir ingredientes.

Escribí, leí, aprendí a tejer, a hornear, jardinería, y como Rapunzel debío haberlo notado alguna vez, el mundo se ve mucho más hermoso desde arriba de la torre.

Y, como en un cuento de hadas, llegó el príncipe.

La soledad fue quien me impulsó, con toquecitos en la espalda, a abrir la ventana de la torre y dejar caer mi cabellera. Y él subió.

Quizás vuelva a estar sola, alguna vez, y se que no me afectará.

La soledad es una buena amiga.

Anuncios

Un comentario sobre “Mi amiga fiel.

Animate! Deja un comentario. Todos son valiosos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.