Reflexión sobre la gaveta del baño

Cada persona tiene sus taras personales.

Mi papá, por ejemplo, gusta de mezclar los remanentes de shampoos en una sola botella. Cuando se trata de una marca stándard, en la que solo varía el colorante y el perfume, no hay mucho problema, aun cuando las mezclas sean entre shampoo de hierbas verde y shampoo de manzana colorada. Por cierto, a mi siempre me gustaba el shampoo de aceite de oliva, pero mi papa no lo compraba mucho, porque era amarillo (??). En ese entonces, éramos pequeñas – yo tenía un corte a la “femme Nikita” de Luc Besson- asi que las características del shampoo salian sobrando. Podíamos lavarnos la cabeza con jabón de ropa y ni cuenta nos dábamos.

Sin embargo, crecimos, a la vez que el largo de nuestras cabelleras, y la cosa empezó a tomar importancia. Yo, por ejemplo, estóy a unos treinta centímetros de alcanzar la banqueta. Y mi papa sigue revolviendo los shampoos, preguntando porque hay tantas botellas de menjurges en el baño, y mis intentos de hacerle ver la blasfemia de combinar un shampoo planchado permanente con un acondicionador ensortijado africano continúan infructuosos.

Se necesita un shampoo regular, especial para determinado tipo de cabello, con acondicionador que potencie el efecto y desenrede, porque si no termina una con un nido de pájaros en la cabeza. Si hace mucho calor, uno con filtro UV,  ya que, al bañarse, se desprende el olor a chamusquina. Si lo tiene muy grasoso, uno con mentol astringente, lo suficientemente potente para restirar el cuero cabelludo, fomentando asi el crecimiento capilar. Si te empiezan a salir orzuelas sobre las orzuelas, y pareces mas una escoba de escuela pública, se necesita un tratamiento de reconstrucción. Si quieres andar con la melena suelta, una crema para peinar, tan solo para aplacarla, y no usar gel, porque parece que te escupieron en la cabeza. Ahora, que si en realidad quieres peinarte con algo mas elaborado, un mousse que no te lo deje mantecoso ni con aspecto de espaguetti seco. En caso de que el peinado atente contra las leyes de la gravedad, se hace necesario un spray fijador, que hay desde rocio leve hasta pegamento industrial, para uso exclusivo de colmenas setenteras o copetes de parabólica.

Y noten que todo esto es en caso de cabelleras al natural. Si te lo pintas, enchinas, alacias, planchas, decoloras, trenzas o pones rastas, en necesario agregar dos o tres pociones mas al mantenimiento diario, como decolorantes, alaciantes, anticaspa…

Pero bueno, no me quejo. Si no, ¿de que vivirian los estilistas?

 

Anuncios

Animate! Deja un comentario. Todos son valiosos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s