Invasor Zim. Fanfics (de momento, incompleta la serie)

NOTA: Esto es algo asi como el inicio de una serie, asi que ire poniendo la historia en varios posts y le seguire hasta donde me llegue la imaginacion o se me seque el cerebro. Sientanse libres de preguntar, comentar o decir lo que se les de la gana. Bueno, entonces, ahi les va:

PLANETA XB-3918-F
PARTE 1
Rosquillas diplomáticas

Estamos a bordo de la Masive, navegando lentamente muy cerca del brazo largo de una inhóspita y desconocida galaxia en espiral para el Imperio Irken, cuando inesperadamente, reciben una señal de comunicación por parte de alguna civilización tecnológicamente avanzada. Y no solo eso, acercandose rapidamente a la flota invasora, viaja un enorme nave de carga espacial.
– ¿De que se trata esto? – gritó Red a los operarios del puente en la Masive – ¡Pongan la señal en las pantallas!
– ¡Si señor!
Ante su mirada se presentó una criatura desconocida, un ser nunca antes visto por ojos irken. Claro, ustedes si podrian reconocerlo, porque se trataba de un humano. Un hombre, de mediana edad, perfectamente peinado, con atuendo militar y un implante cibernético en el ojo derecho. Y este desconocido, se presentó:
– Saludos, Los Mas Altos, supremos gobernantes del Imperio Irken. Soy el comandante Heinrich Böll, encargado del puesto de vigilancia 3579- Gamma, localizado en este cuadrante de la galaxia, representante de las buenas intenciones de la Confederación de Sistemas.
Purple se atragantó con el burrito que se estaba comiendo y a Red se le aflojó la mandíbula. Al ver que los Altos no respondían y ponían cara de estúpidos, el comandante Böll continuó.
– Estamos transfiriendo en estos momentos un mapa holográfico de los sistemas planetarios incorporados a la Confederación. Los marcados con verde, cuentan con nuestra protección, y los marcados con rojo, aun no se integran a nosotros.
Esta de mas decir que nadie entendía nada. Solo Red, que pensaba un poco mas rápido que los demás, expresó su primer duda:
– ¿Que rayos es la Confederación de Sistemas? ¿Que tiene que ver con nosotros? ¿Y quien diablos dijo que era usted?
El comandante Böll se dio una ruidosa palmada en la frente. Con expresión fastidiada, respondió:
– De acuerdo, hablaré en un idioma que entiendan. Sabemos su plan para conquistar el Universo entero, y a nosotros nos tiene sin cuidado lo que hagan con el resto de la galaxia, pero ésta, la galaxia que tienen en sus narices, nos pertenece. Si intentan invadir o destruir alguno de los planetas de verde marcados en el mapa, la Confederación de Sistemas ira a patearles el trasero. Y para demostrarles que no queremos problemas con ustedes, les mandamos esto: 10 toneladas de las mejores rosquillas producidas por la Confederación. Cambio y fuera!!
Tres horas mas tarde, cuando el carguero dirigido por robots fue inspeccionado y completamente vaciado:
– ¿¡Quien se cree que — chomp, chomp– es para amenashar a los Irken? ¡Estúpido… fuese lo que fuese ! – vosciferaba Purple mientras devoraba una rosquilla de glaseado verde
– Esto es una ofensa, pero no se — glup — quedará asi. – dijo Red al morder una rellena de caramelo – Piensa, ¿recuerdas que dijo que los planetas verdes estaban protegidos por ellos – glup –?
– No – y se trago la rosquilla por completo para agarrar otra morada de la caja
– Pero no dijo nada de los planetas rojos –chomp– si revisamos el mapa holografico…
Una nube densa de planetas y estrellas inundo el puente de la Masive. Cientos de miles de puntitos verdes estan dispersos por toda la galaxia, entre los cuales, unos cuantos rojos se encondian entre ellos.
– Veamos… amplificar el sector mas cercano a la posición actual de la Masive… oye, estas rosquillas estan deliciosas..
El extremo del brazo largo de la galaxia se extendió ante los ojos de los Altísimos. Y, ante ellos, un planeta iluminado rojo brillaba al alcance de su mano.
– Amplifica de nuevo.
El planeta, con un satélite muy pequeño, unico en un sistema con un sol moribundo, giraba lentamente, invitando a los Irken a invadirlo. El planeta XB-3918-F.
– Ese sera el primero, el enclave del poderío Irken, el inicio de la invasión contra la… ¿como dices que se llama?
– Yo que se – contestó Purple al comerse una rosquilla con chispitas multicolor.
Red se froto las manos, entrecerrando los parpados en una maliciosa mirada.
– Que comienze la invasión.

PLANETA XB-3918-F
PARTE 2
Sumido en la multitud

Un bólido incandescente rasga el cielo negro y sin estrellas del planeta XB-3918-F. Sin embargo, a pesar de pasar cerca de los grandes rascacielos, nadie se percata de su presencia. Por la mañana gris, cuando todos se levantan para ir a sus monótonos trabajos, solo reparan en un enorme agujero justo en el centro del campo deportivo de la abarrotada ciudad. Pero nadie le presta importancia, tapan con tierra la evidencia y no investigan mas. Al medio dia, todo queda olvidado.
Ingresando a la base de datos de La Masive…
Verificando usuario…
Comprobando contraseña…
Archivo localizado. “Informe de invasion por Invasor Xyz”
Abriendo…
“¡Saludos, mis Altísimos!
He decidido enviar cuanto antes mi primer reporte de la invasión de este patético planeta, pues se de lo importantísimo de mi misión. Despues de mi despegue de la Masive, llegue sin contratiempos a la atmósfera del planeta XB-3918-F. ¿Que clase de mundo no cuenta con vigilancia satelital extraplanetaria? ¡Absurdo! Así, llegue a su superficie sin ser detectado. Monitoreé las frecuencias del planeta, pero al parecer son demasiado arcaicas como para reconocer a una nave de la armada irken, aun así, me mantuve cauteloso. Por otro lado, tambien vigilaba las frecuencias de la llamada Confederación de Sistemas, y afortunadamente ellos tampoco se dieron cuenta de mi intromisión. Decidí arriesgarme un poco y sobrevolé el area de mi descenso. Llegue, por lo que he visto hasta ahora, a una ciudad horrenda de tamaño mounstruoso. Edificio tras edificio mugriento, calles oscuras y pestilentes, y con ningun ser vivo a la vista. Ignoro como hacen los nativos para sobrevivir en tales situaciones. No aplace más la colocacion de mi base y aterricé en el unico espacio abierto que vi, un terreno vacio rodeado de tribunas. Utilizé los potentes taladros de mi nave, excavando así con facilidad un túnel para perderme en el interior de la tierra. Esa raza de idiotas solo ha utilizado kilometro y medio bajo la superficie, pero yo me instale a una profundidad de 3 kilometros abarcando casi la mitad de su asquerosa ciudad. ¡Ja! ¡Ignoran por completo que bajo sus miserables pies se germina la semilla de su ruina!!!
Antes de transmitir este mensaje, revise y calibre mis receptores de señales. Ni este mundo o la Confederación conocen mi existencia y descubrí como los nativos llaman a este planeta: La Tierra del Futuro, y se llaman a si mismos, “humanos”. ¡Ridículo!
Mañana, despues de acondicionar a la perfeccion mi base y descargar nuevas habilidades a mi SIR, investigaré la forma de infiltrarme en su civilización.
¡Larga vida a los Altísimos!
¡Larga vida al Imperio Irken!

Fin del archivo.

PLANETA XB-3918-F
PARTE 3
Experimentos

Winston salia de su trabajo bajo el aburrido atardecer de esa inmensa ciudad. Usualmente no pensaba demasiado, porque el Estado le decia que no tenia que hacerlo. A decir verdad, el Estado le decia a todos lo que tenian que hacer, que sentir, que pensar y en que creer. El Estado creaba la historia, dirigia el presente y planeaba el futuro de absolutamente toda la humanidad en el planeta. Asi que Winston caminaba como un autómata por las calles malolientes hacia el abarrotado edificio de departamentos en donde intentaba vivir. Por un momento, creyo que alguien lo seguia. El Estado usualmente espiaba a los ciudadanos, asi que escuchar pisadas siguiendo a las tuyas era de lo mas normal. Pero Winston, aguzando el oido, no escucho pisadas, ciertamente. Era como un golpeteo rápido, como los saltos veloces de un insecto enorme. Pero eso era imposible.
– Tonterias – se dijo a si mismo, y escupio en el suelo.- Invenciones.
El golpeteo se volvio mas intenso y mas rápido. Sea lo que fuese, estaba acercandose rapidamente. Winston acelero instintivamente el paso, pero esos pasos inhumanos estaban ya casi encima de el. Y entonces, en realidad penso en tonterias.
<< ¿Es un grillo, o una araña? Pero que yo sepa, ninguno de los dos tiene los ojos rojos>>
Un verde ser minusculo con 3 pares de patas metalicas brotando de su espalda estaba encaramado sobre la pared, justo a un lado de Winston, y lo miraba con desprecio y curiosidad. Una vocecilla ronca broto del ser, mientras una de sus patas metalicas atravesaba el hombro de Winston con una facilidad sangrienta.
-¡Responde, asquerosa forma de vida! ¿Eres humano?
– ¿Que…? ¿Quien o que cosa…?
-¡RESPONDE!!! ¿TE LLAMAS A TI MISMO HUMANO??
Winston, confundido, balbuceo algo parecido a un “si, por supuesto”
-Excelente.
Lo ultimo que Winston vio como la criatura lo golpeo con la tapa de un bote de basura que tenia cerca mediante un rapido y fuerte giro de 2 de sus patas. Despues de eso… bueno, despues de eso Winston dejo de ser Winston, en el sentido estricto de la palabra.
Ingresando a la base de datos de La Masive…
Verificando usuario…
Comprobando contraseña…
Archivo localizado. “Segundo informe de invasion por Invasor Xyz”
Abriendo…
“¡¡Saludos, Mis Altísimos!!
En esta ocasion solo les hare una breve revision de mis trabajos en este estupido planeta. He estado sumamente ocupado en encotrar la manera de infiltrarme en su civilizacion, cosa demasiado dificil, mas de lo que yo esperaba. Mis dimensiones fisicas me hacen demasiado diferente a todos ellos, y solo con un traje robotico podria pasar desapercibido. Pero existe un organismo de dominacion planetaria que identifica a cada uno de estos gusanos rastreros, e incluso, se encarga el mismo de sus modos de reproduccion – por cierto, bastante asquerosa – por lo que no podre realizar mis investigaciones personalmente. Pero no he desistido, mis Excelencias. He tomado varios especimenes humanos y he realizado experimentos con ellos, para tratar de aprender su fisiologia y anatomia, y he logrado implantar nanocamaras y aparatos de control mental en esa subespecie. He realizado muchos experimentos, intercambiado organos y miembros, mutado sus cromosomas, poniendo maquinas en sus cuerpos y en sus mentes. Si sobreviven al procedimiento, los libero, y ellos me mandan la informacion directamente a mis computadoras. Los manipulo como si fuesen robots, siendo mis ojos y mis oidos, por el momento.
Larga Vida al Impero Irken!!!!
Larga Vida a los Altos!!!!
Fin del archivo

Winston abre lentamente los ojos y esta acostado boca arriba en una especie de laboratorio. Tanques con agua y mounstruos en su interior lo rodean. Unos de ellos se mueven y gimen. Un ramino de luces blancas justo encima de el le hiere los ojos. No puede moverse. La criatura con patas metalicas de araña se acerca a su cabeza.
– ¡SIR! ¡Trae el implante! ¡Empezare a trepanar su apestoso cráneo!
Y Winston nunca oyo, vio,sintio, penso o recordó nada mas en el resto de su existencia.

 

Anuncios

Animate! Deja un comentario. Todos son valiosos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s