Hastío terminal

Con esto de la influenza, los chismes y los prejuicios saltan por doquier. No quiero aqui exponer ni la mitad de ellos, pues no es mi propósito repetir la sarta de mentiras que los medios y el vox pópuli (lo siento, he estado leyendo a Juvenal y su estilo satírico desenfrenado se me ha pegado) han estado repitiendo hasta la saciedad. Está de más decir que la gente ya no sabe ni que creer. Y yo solo tengo una idea en la cabeza: no permitir a la paranoia apoderarse de mi vida (incluyendo, claro, la vida de los que dependen directamente de mi).
Así que aqui estoy, en una larga semana de claustro, en un ambiente enrarecido por el que diran y por lo que probablemente van a decir. Nada como salir a caminar para despejar el cerebro. Y ¡Oh crueles Moiras! justamente es lo que no puedo hacer.
Esto es, entonces, una botella con nota adentro lanzada en medio del Pacífico. Se que en realidad no es la gran cosa, pero como dije alguna vez, es mejor la lucha frente a frente con el lobo, a escuchar por las noches su lejano aullido, sin poder erradicarnos el temor de que nosotros somos los siguientes en el menu.
No se si me explique bien, pero es parte de lo que tengo en la cabeza en estos dias. Ya agregaré mas en lo posterior.
Saludos a todos!! 
Anuncios

Animate! Deja un comentario. Todos son valiosos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s